Virgen de Oropa

Maria Virgen de Oropa
San Eusebio en su actividad pastoral y evangelizadora de los pueblos Celto, de tradición pagana llevó el Evangelio en la Región de Biella desarraigando lo que restaba del paganismo. Es aun cierto que el mismo santo fue el primero en introducir el culto a la Virgen María, Madre de Dios, en aquella región y en las montañas vecinas.

En los montes de Oropa existía un centro de culto pagano en una cueva natural; colono y pastores daban culto a sus divinidades. Este culto fue sustituido por la devoción a María Madre de Dios; San Eusebio fue considerado el Fundador del Santuario Mariano.

San Eusebio quiso instituir en aquellos montes un centro de culto cristiano. Construyó una casa por sus cenobitas, que eran en el mismo tiempo ermitaño y apóstoles, daban posada a aquellos que pasaban por el camino que llevaba al valle.

También en Oropa, muchas generaciones fortificaron su fe a los pies de la Virgen María. La fe que Eusebio sembró dio fuerza de vida, de lucha, de volver a empezar, bajo la mirada de la Virgen María.

A las hermanas Hijas de San Eusebio, sensibilizadas por los Fundadores Padre Dario y Madre Eusebia, siempre cultivaron una devoción filial a María y siempre realizaron peregrinaciones en estos santuarios, para beber la fe autentica de Eusebio y renovaban el compromiso de servicios a los pobres.

Leia também